Acceso Clientes
x

Blog

El cuidado de una mascota de edad avanzada

Como regla general, las mascotas entran en la vejez  a los siete años de edad. Esto puede variar, sin embargo, con la raza y tamaño. El gran Danés, por ejemplo, se considera que comienza esta etapa a los cinco años de edad. A continuación te mostramos una tabla en la que se puede comprobar a qué edad se supone que tu perro ha entrado en la vejez. Ten en cuenta que los kilos que a continuación te mostramos se refieren al estándar de la raza.

* 9 años para los perros de menos de 15 kilos
* 8 años para los perros de 15 a 40 kilos
* 6 años para los perros de más de 40 kilos

Nuestras mascotas de más edad requieren un nivel más intenso de  atención, porque a medida que envejecen, se vuelven más susceptibles a problemas de salud, y responden de manera diferente a su entorno. Lo que puede parecer un cambio normal de envejecimiento puede ser un síntoma de una enfermedad subyacente.

Los síntomas que pueden delatar el envejecimiento de nuestra mascota son:

  • Dificultad para subir escaleras
  • Aumento de la rigidez o cojera
  • La pérdida de ejercicio en el hogar
  • Aumento de la sed o la micción
  • Jadeo excesivo
  • Los cambios en el nivel de actividad
  • Dar vueltas o movimientos repetitivos
  • Vocalización persistente
  • Disminución de la respuesta
  • Temblores o convulsiones
  • Cambios en piel y el pelo
  • Los cambios en los patrones de sueño
  • El apetito alterado
  • Cambio de peso
  • La pérdida de visión o audición

Te recomendamos que nuestras mascotas mayores se  revisen cada seis meses para un examen físico de rutina. Los problemas de salud pueden ser detectados y diagnosticados precozmente si las mascotas se ven dos veces al año en lugar de una vez al año. También de manera precoz podemos afrontar los cambios que suceden en nuestras mascotas.

También se recomienda que las mascotas realicen un chequeo geriátrico una vez al año. Un chequeo geriátrico es el "reconocimiento clínico que se realiza a un animal de edad avanzada y que tiene como objetivo la prevención y el diagnóstico precoz de patologías en el animal viejo".

En un chequeo geriátrico el veterinario procederá a:

  • Evaluar y elaborar la historia clínica del paciente mediante una anamnesis (encuesta) que abarca todos los aspectos de la vida del animal.
  • Realizar una exploración general de las constantes vitales y del aspecto general del paciente (peso, temperatura rectal).
  • Realizar pruebas laboratoriales y de imagen necesarias para tener idea de la forma, tamaño, consistencia y funcionamiento de los órganos que componen la anatomía del animal. Se trata de una serie de pruebas cuyo objetivo es la detección de una enfermedad en sus primeras etapas. La intervención temprana aumenta las probabilidades de éxito del tratamiento. La detección de una enfermedad terminal en sus primeras etapas podría significar una mejor calidad y mayor esperanza de vida de nuestras mascotas de mayor edad.

A parte de estar en estrecha relación con tu veterinario, conviene que conozcas medidas prácticas para ayudar a tu viejo amigo:

  • Evita su acceso a superficies deslizantes en las que pueda patinar y caer.
  • Si es posible coloca rampas en vez de escaleras.
  • Aliméntale con la dieta comercial recomendada por tu veterinario.
  • Eleva el plato de comida un poco por encima del nivel del suelo para facilitarle el comer y tragar.
  • Divide la ración diaria en porciones más pequeñas y ofréceselas de forma más frecuente.
  • Estimule a tu perro a dar paseos cortos pero frecuentes evitando las horas de más calor (ejercicio moderado).
  • Ayuda a tu perro a subir al coche o las escaleras si le cuesta hacerlo.
  • No des de comer a los gatos en superficies altas si les cuesta subir.
  • Presta mucha atención al estado de los dientes y la boca.
  • Asegúrate de que tu mascota no pase en casa mucho tiempo y dale la oportunidad de hacer sus necesidades más a menudo (a lo mejor algún amigo o vecino te puede ayudar).
  • Si ha perdido vista y oído, los perros se adaptan bien siempre que no hagamos grandes cambios en su entorno. Hay que sacarlo siempre atado a la calle (no dejarle nunca suelto para evitar accidentes).
  • Cepilla regularmente el pelo y comprueba su aseo.
  • Vigila el sobrecrecimiento de uñas para evitar roturas o que se encarnen.
  • Lleva las vacunaciones y desparasitaciones al día ya que las defensas del animal viejo están disminuidas.
Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad  Aceptar  Más Información