Acceso Clientes
x

Blog

La Leishmaniosis. La enfermedad del "flebotomo"

La enfermedad del flebotomo

¿QUÉ ES LA LEISMANIOSIS?
Es una enfermedad parasitaria grave, causada por un protozoo microscópico denominado Leismania infantun que emplea dos hospedadores para propagarse, uno vertebrado (perros) y otro invertebrado (flebotomo).
Cuando un flebotomo infectado pica a un perro le inocula el parásito que penetra e invade células de la piel, vísceras y membranas mucosas.

 

¿DÓNDE HAY LEISHMANIA?
La Leishmaniosis canina es endémica en España (se distribuye por casi todo el país excepto la cornisa cantábrica e Islas Canarias) y tiende a la expansión a causa del cambio climático, por el incremento de la temperatura global y la reducción de lluvias.

El flebótomo prefiere ambientes secos y cálidos. Cada año se detectan más casos en Galicia, principalmente en la provincia de Ourense y en el sur de Lugo. También cada año aumentan los casos en nuestro entorno más cercano, sobre todo en el sur de la provincia de Pontevedra. La época de mayor riesgo de transmisión del parásito coincide con el aumento de las temperaturas, es decir, de mayo a septiembre o incluso octubre, pero en las zonas más cálidas de España puede prolongarse durante todo el año.

 

¿QUÉ ES UN FLEBOTOMO?
Son insectos transmisores de todas las especies del género Leishmania.
Se sospecha que los mejores lugares donde se desarrollan son madrigueras, grietas de muros, establos, corrales, jardines, sótanos, zanjas, alcantarillas, escombreras, vertederos, etc.
Todos estos biotopos comparten  temperaturas moderadas y estables, escasa o nula iluminación, humedad relativa alta y un elevado contenido en materia orgánica de origen animal o vegetal que sirve de alimento al flebotomo.
Para localizar a un vertebrado, se desplazan a pocos centímetros del suelo en dirección contraria a la del viento con vuelos de corta duración en los que recorren unos pocos metros.
En condiciones climáticas favorables la actividad de los flebótomos suele extenderse de mayo a octubre. La actividad diaria se inicia tras la puesta de sol y se prolonga durante las primeras horas de la noche.

 

¿CÓMO SE TRANSMITE?
La transmisión de la leishmania tiene lugar en el mismo momento de la picadura.
La enfermedad es transmitida únicamente por los flebotomos. Existe la sospecha de que puede darse la transmisión de madres infectadas a hijos durante la gestación pero los estudios realizados hasta el momento no son determinantes. Sí se ha confirmado la transmisión de la enfermedad a través de una transfusión de sangre infectada procedente de un banco de sangre animal.

 

¿QUÉ LESIONES PRESENTA EL ANIMAL?
El cuadro clínico es muy variable y normalmente, debido al largo período de incubación, de varios meses e incluso de un año, suele retrasar la manifestación de la enfermedad.
Puede presentar:
Lesiones cutáneas localizadas o generalizadas
Lesiones alopécicas y descamativas sobre todo en la cabeza y las extremidades
Úlceras en el borde las orejas, mucosas, almohadillas y zona interdigital
Lesiones con pústulas no pruríticas
Presentan pérdida de peso, inapetencia, atrofia muscular, anemia, ganglios aumentados de tamaño
Alteraciones renales
Alteraciones digestivas
Lesiones oculares (blefaritis, conjuntivitis, uveítis)
Poliartritis
Hemorragias nasales, en orina, en heces….

 

¿CÓMO SE PREVIENE Y CONTROLA LA ENFERMEDAD?
Debemos tratar a los animales enfermos una vez confirmado el diagnóstico con el tratamiento adecuado a cada caso.
Debemos asegurar un buen estado sanitario de los perros sanos, llevando a cabo las pautas correctas de medicina preventiva (desparasitaciones y vacunaciones)
Debemos realizar un diagnóstico precoz, es aconsejable sobre todo en las zonas endémicas realizar un diagnóstico serológico.
Debemos tratar de impedir la transmisión evitando que los flebótomos entren en contacto con el perro y con el ser humano durante todo el período de riesgo mediante la aplicación  sobre el perro de formulaciones tópicas de insecticidas que además tengan un buen poder repelente contra los flebótomos (collares, pipetas, pastillas…), es decir, DEBEMOS ENCAMINAR NUESTRA LUCHA HACIA LA PREVENCIÓN.

Si sospechas que tu mascota presenta síntomas compatibles con la leishmania, ha estado en zonas de riesgo o simplemente deseas más información sobre los métodos disponibles para el tratamiento y prevención de la enfermedad, no dudes en ponerte en contacto con nosotros acudiendo a cualquiera de nuestros centros (Tea Mondariz, Tea Porriño, Tea Salvaterra de Miño, Tea Ponteareas) o llamando a los teléfonos fijo 986661839 o móvil 670501113, y estaremos encantados de atenderte.

prevención leishmaniosis

Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad  Aceptar  Más Información