Acceso Clientes
x

Blog

Socialización del cachorro

Los cachorros no vienen a nuestro mundo con el conocimiento  sobre las personas y el mundo en que vivimos sino que tienen que aprender acerca de nosotros, los paseos en coche, las aspiradoras, las bicicletas  y muchas cosas más. Si no tienen la oportunidad de aprender acerca de las personas, animales y cosas de su entorno, pueden crecer hasta tener miedo, padecer ansiedad de adultos o ser antisociales. Esta situación generalmente se puede prevenir con la socialización temprana y la exposición a la mayor cantidad de gente, animales, paisajes, sonidos y lugares como sea posible. Si  estás considerando comprar un cachorro nuevo, lo mejor es obtenerlo a las 8 semanas de edad. Antes de este tiempo un cachorro debe ser socializado con su madre y hermanos de camada. A partir de 8 semanas, es fundamental que los cachorros se socialicen con los seres humanos.

Socialización: Haciendo amigos

La socialización es el proceso de desarrollo de las relaciones con otros seres vivos en su entorno. Los primeros meses de vida del cachorro son los más críticos para su desarrollo. Si este tiempo transcurre sin que el cachorro tenga las adecuadas relaciones sociales, se podrá generar un daño irreparable, lo que conduciría al miedo, timidez o agresividad. El período más sensible para la socialización del perrito se produce durante las primeras 12 semanas de edad, debes comenzar el proceso de socialización tan pronto como recibas tu nuevo cachorro (y luego continuar hasta la edad adulta).

Comienza con entornos tranquilos de una sola persona y la introducción gradual de más personas en situaciones ruidosas. Invita a  amigos, familiares y sus mascotas para ir a tu casa para reunirse, saludar y jugar con tu perrito. Tan pronto como tu veterinario dice que su cachorro está vacunado adecuadamente, llévalo a pasear y realiza tantas salidas como sea posible. Inicialmente hay que evitar situaciones que puedan ser de alto riesgo para contraer enfermedades, tales como parques o  áreas con perros callejeros. Para hacer la presentación de gente nueva, es buena idea dar una pequeña galleta a su cachorro cada vez que conoce a alguien. Tan pronto como el cachorro puede sentarse a la orden, que se siente cuando se encuentra con gente nueva, dejando que cada nuevo amigo le de la recompensa. Esto le enseña a tu perro a saludar adecuadamente, en lugar de lanzarse o saltar a los visitantes y transeúntes.

La creación de redes

Es importante que tu cachorro se reúna y reciba regalos de una amplia variedad de personas de todas las edades y apariencias. Un cachorro que crece en un grupo restringido social (es decir, todos  adultos o todas hembras)  puede mostrar el miedo y la agresión cuando se las expone a las personas que parecen o actúan de manera diferente (es decir, niños, hombres con barba). Incluso si no hay niños que viven en el hogar, es probable que tu cachorro se los encuentre en algún momento. Por lo tanto, debemos intentar que nuestro cachorro tenga un montón de oportunidades para jugar  y aprender sobre los niños. Algunos cachorros parecen considerar a los niños  una especie totalmente diferente, ya que caminan, actuan y hablan de manera muy diferente que los adultos. Si no provees a tu cachorro con la interacción adecuada y positiva con los niños durante sus primeros meses puedes hacer que no se sientan a gusto con ellos.

Otra forma de promover la socialización temprana es llevar a tu cachorro a las clases de capacitación. El nuevo concepto en la formación es comenzar de cachorros, antes de que adquieran los malos hábitos y cuando el aprendizaje es rápido. Estas clases no sólo ayudan a los cachorros a tener un gran comienzo con la capacitación, sino que también ofrecen una oportunidad maravillosa para importantes experiencias sociales con otros cachorros y con la gente.. Los castigos aplicados durante la primeras etapasde desarrollo pueden influir negativamente en las relaciones del cachorro con la gente. Evita los métodos de entrenamiento que incluyen castigos físicos, tales como aplastar a su cachorro, golpes  en la nariz…. Estos métodos pueden enseñar a su perro a temer la mano humana o a convertirse en un mordedor por miedo. En general, durante los primeros meses de vida de su cachorro, evitar cualquier interacción con la gente que le provoquen  ansiedad.

Habituación: ¡Hola, mundo!

La habituación es un término sofisticado que implica acostumbrarse a un ambiente variado. A medida que el cachorro madura, nuevos sonidos y situaciones pueden conducir al miedo y la ansiedad. Comienza el proceso de habituación a una edad temprana. Con frecuencia expon a tu cachorro a lugares diferentes, sonidos, olores y situaciones. Por ejemplo, paseos cortos en coche puede minimizar la ansiedad asociada con los viajes, siempre y cuando nada desagradable se produzca durante el viaje. También expón a tu cachorro a los estímulos del sonido del tráfico, sirenas, aviones, el agua, los ascensores o los despertadores. Si tu cachorro parece ser excepcionalmente excitable cuando se le presentó por primera vez  las nuevas situaciones o estímulos, comienza con una exposición leve y de recompensas de alimentos para que no teman las respuestas. Nunca le des recompensas, mientras que el animal tiene un comportamiento negativo, el miedo sólo beneficia a la respuesta que  estás intentando desalentar. El cachorro puede ser expuesto gradualmente a un estímulo cada vez mas intenso.

La adecuada socialización y la formación del temperamento de tu cachorro requiere de una inversión de tiempo.  Encontrarás que tus esfuerzos valen la pena cuando te conviertes en el orgulloso padre de un perro social y  amigable.

Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis, contenido personalizado y publicidad  Aceptar  Más Información